cantata

nunca dije 
que alguien me pegara,
balbuceaste, 

entonces 
bajé del auto 
y compré a ese niño 
herido

aquel ramo de fresias
como una bofetada  


© Germana Martin


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada